martes, 24 de junio de 2014

Mantén a la gingivitis alejada de tus encías

Mantén la gingivitis alejada de tus encías


La gingivitis es una enfermedad de las encías que generalmente se produce por la acumulación de bacterias en las que se convierten los alimentos que quedan atrapados entre nuestros dientes. Los síntomas generales son el sangrado y la inflamación de las encías, presentando molestias en las zonas con mayor inflamación.

Se trata de una enfermedad prácticamente instantánea, que puede aparecer por una falta de higiene bucal durante varios días seguidos; entre tres y cuatro generalmente. Una de las peores consecuencias de la gingivitis en sus estados avanzados puede llegar a ser la propia pérdida del diente, ya que las bacterias erosionan el hueso alveolar (donde están sujeta cada pieza dental).

¿Cómo combatir la gingivitis?

Es muy importante saber que una encía sana no sangra bajo ninguna circunstancia. Teniendo esto en cuenta, el cuidado principal para que no aparezca la gingivitis en nuestra boca es mantener los dientes y la lengua limpios. Con un cepillado tras cada comida garantizamos que la mayoría de las bacterias quedan eliminadas. Es muy importante pasar el hilo dental por la noche para asegurarnos de que no quede nada que el cepillo no haya sido capaz de sacar. 
En caso de padecer los síntomas iniciales de una gingivitis de manera diaria, debemos acudir a un dentista para que nos realice una limpieza mecánica simple. Si la enfermedad no está muy avanzada, esta medida será suficiente para remitir las bacterias y la inflamación.

¿Y qué pasa si me sangran las encías al cepillarme?

Cuando pases tu cepillo de dientes por una zona y ésta sangre, no debes asustarte. ¡Todo lo contrario! Hay algo que va mal en esa zona, así que debes insistir en ella. Lo normal es que a los dos o tres días de insistir con el cepillo y el hilo dental, el sangrado desaparezca, lo que significa que has acabado con la inflamación de la zona.

La periodontitis o piorrea, la fase final

Si has llegado al punto en el que tus encías dejan ver un hueso fino que hay bajo lo que antes eran tus dientes (en dirección a la raíz), tu gingivitis ya es un cuadro grave y deberás consultar cuando antes a un dentista para que te practique una endodoncia o un empaste. Es muy importante que no dejes avanzar estos síntomas, ya que tu encía puede sufrir una infección grave. 

Una última recomendación: como todo lo que tiene que ver con nuestros dientes, la gingivitis también puede combatirse consumiendo alimentos ricos en vitamina C y D. Hay muchas frutas y verduras que te ayudarán a otorgar defensas extra a tu dentadura. ¡Pero recuerda cepillarte después de comerlos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario